trigo_slider

Evangelizando como el Señor Jesucristo

El Señor Jesús, como el gran maestro, nos enseña una estrategia paso a paso para introducirnos con las personas que nos rodean con el propósito de presentarles el plan de salvación. El no hacía acepción de persona para compartir su amor y su plan para la humanidad. En este pasaje nos muestra un encuentro con una mujer samaritana que ni su propio pueblo la tenía en estima debido a su testimonio de vida. Ni sus propios discípulos entendieron este encuentro, solo hasta que vieron el efecto producido por este acto en el pueblo de Samaria.

Leer Juan 4:1-30

Análisis de la estrategia:

Vr.5 Intención. El Señor Jesús siempre actúa con la intención de compartir su amor. El Cristiano debe actuar de la misma forma donde el Señor le guíe y debe estar atento a las oportunidades presentadas para compartir el evangelio.

Vr.7 Tomar la iniciativa y hacer contacto. Debemos estar atentos para introducirnos con toda la intención para contactarnos con los que nos rodean y no dejar ir oportunidades. Recuerden nuestra intención es compartir y no convencer. (El que convence es el Espíritu de Dios).

Vr.7 Tema en común. Al hacer contacto es necesario que iniciemos la plática con un tema que nos sea común a nuestro alrededor. (Clima, aglomeraciones, stress, transporte etc.)

Vr.9 No hacer prejuicios. Es común que al iniciar una conversación con una persona que no conocemos, hacer prejuicios de su persona, clase social o de su apariencia. Debemos evitarlas por ambas partes siendo honestos y teniendo compasión por la vida eterna de la persona entrevistada.

Vr.10 Abrir curiosidad. Dentro de la conversación es importante que la persona esté atenta a la conversación haciendo afirmaciones que despierten su curiosidad. (La Biblia dice…., el Señor Jesus dice en su palabra…, Dios dice….etc.)

Vr.12 No desviarnos del objetivo de la conversación. En las pláticas es muy común que nos quieran cambiar la conversación a otros temas. Es nuestra responsabilidad estar atentos para no desviarnos. Debemos tener muy claro hacia dónde vamos.

Vr.13 Conducir la conversación a Cristo. Debemos ser lo suficientemente hábiles para llevar la conversación al tema de Cristo en forma natural.

Vr.14 Hablar intencionalmente de Cristo. Insistir en el tema de Cristo. Quién es? , Que Hizo? Cuando vivió con nosotros? Etc.

Vr.15 Esperar respuesta de la opinión de Cristo. Es importante escuchar la opinión sobre Cristo de la persona entrevistada para pasar al siguiente tema y poder tocar el tema.

Vr.16-18 Hablar de la situación pecaminosa del hombre. En base al punto anterior tocar el tema que la Biblia enseña que todos somos pecadores y es necesario reconocerlo.

Vr.20 No distraerse en temas secundarios. Al tratar el tema del pecado es usual que la persona quiera cambiarnos del tema pero debemos estar atentos para no distraernos en otros temas.

Vr.21-24 Presentar el Plan de Salvación. Es el momento de presentar el plan de salvación hablando del amor de Dios hacia el hombre, el pecado del hombre que impide disfrutar este amor, la fe salvadora, el camino que Dios ha provisto para alcanzar la vida eterna.

Vr.25-26 Confrontar con Cristo. Es necesario hacer la invitación para recibir el llamado del Señor con una actitud de arrepentimiento, creer y aceptar por fe en la obra de Cristo en la cruz. No forcemos a tener una respuesta.

Vr.28-29 Esperar respuesta del Espíritu Santo. Orar por la persona para que el Señor la llame a Su redil. El Espíritu Santo es el que convence, nunca nosotros. Debemos esperar Su llamado.
Invitar a la persona a futuros encuentros para dar seguimiento haciendo estudios bíblicos (Grupos ECO) periódicamente para ayudarle a conocer más de la obra de Cristo y en su crecimiento espiritual.

tabernaculo_slider

Orden presbiteriano

»Cuán hermosas son tus tiendas, Jacob!
¡Qué bello es tu campamento, Israel!
Números 24:5

Recuerdo que este pasaje de la escritura impacto mi juventud en especial respecto a la Iglesia Nacional Presbiteriana de México.

Hemos de mencionar como aquel profeta Balam quien fue requerido para maldecir al pueblo de Dios, viéndole en su perfecto orden, acampado en derredor del Tabernáculo exclamó, “Que bello es tu campamento”. Cada tribu asentada en su preciso lugar, y luego durante la marcha mantenían la correcta formación que Dios les indicó, tal como se registra en Números 10. Esta enseñanza bien ha sido aplicada a la Iglesia Nacional Presbiteriana de México que se ha caracterizado en su historia como una iglesia de orden ejemplar. Su estructura de gobierno ha sido, desde mi punto de vista, una de sus fortalezas que ahora corre el riesgo de volverse en una de sus debilidades.

Hoy, en la tarea de promover la capacitación para la evangelización y el liderazgo, nos encontramos con ciertas deficiencias en los canales de comunicación. Cuando se espera que la información fluya de manera natural en cascada a través de los distintos cuerpos de gobierno, nos enfrentamos a la realidad de que los planes y proyectos nacionales emanados de los Ministerios de la Respetable Asamblea General se diluyen en el camino sin llegar a su destino final que son las iglesias locales.

Movipres, como órgano derivado del Ministerio de Evangelización Nacional, ofrece capacitación para el fortalecimiento y multiplicación de las iglesias. Y es nuestro deseo servir, siendo una opción en los planes de trabajo de Sínodos, Presbiterios e iglesias locales. Ha sido y es mi anhelo ver marchar a nuestra Iglesia Nacional Presbiteriana de México, cada quien bajo su bandera, en su respectivo lugar, pero escuchando el toque de trompeta que nos mueva en una misma dirección. Por supuesto siempre bajo la sombra y lumbrera de la nube que es Cristo, quien nos marca la ruta.

gloria_slider

Glorificando a Dios

Los cristianos tenemos un llamado que está más allá de nuestra comprensión. Vivir para la gloria de Dios. Eso significa vivir como nuestro Señor Jesucristo vivió, vivir solamente para permitir que la gloria de Dios brille  en nuestra vida. Debemos tomar algo de tiempo para asimilar esta idea, que nuestra vida brille en todas nuestras acciones, aún las acciones más simples y comunes deben brillar dando la gloria a Dios.

El Señor Jesús glorificó al Padre en todas sus acciones y con eso nos enseñó que vivir para la gloria de Dios es el más alto de los objetivos en la vida.  Que nuestro Padre en los cielos sea glorificado en todo lo que hacemos en la vida, casi parece un sueño. El que nuestra vida al igual que la de nuestro Señor Jesucristo, esté animada, alentada, motivada por este propósito, que cada día este deseo se haga más fuerte en nuestro corazón y que nuestro lema en la vida llegue a ser “Todo para la gloria de Dios”. Oramos y pedimos con el corazón que ese sueño se cumpla, que nuestra fe se mantenga  firme y confiada en el poder del Espíritu Santo para que nuestro deseo sea realidad.

¿Acaso no sabemos que nuestro cuerpo es templo el Espíritu Santo? si lo sabemos, entonces honremos a nuestro Padre con nuestro cuerpo y con nuestro espíritu, eso es lo que escribe Pablo en su carta a los Corintios.  Si algo debe marcar nuestra vida es ser humildes ante Dios y obedientes a Él,  busquemos que la gloria de Dios brille en nuestras vidas. Pablo en su carta a los Filipenses nos recuerda que vivimos en una generación malvada y perversa, y que en medio de ella debemos brillar, resplandecer como brillan las estrellas en el cielo. Y la única manera dice Pablo es “asidos” de la Palabra, asidos es más que simplemente leerla, significa tomados firmemente, sin soltarla, “pegados” a ella no como un libro solamente, sino llevando cada uno de sus pensamientos en el corazón y vivir cada uno de sus preceptos diariamente.

Como cristianos vivir para la gloria de Dios es una aventura constante, pues diariamente enfrentamos el reto de combatir la oscuridad del mundo con la gloria de Jesús reflejada en nuestras vidas.

cruz_slider

El fortalecimiento de la Iglesia y la predicación de la gracia de Dios

El fortalecimiento de la iglesia nos interesa a todos los que hemos sido llamados al ministerio. Éste fortalecimiento puede entenderse de dos maneras: espiritual y numéricamente, de los que las Escrituras proporcionan evidencia abundante. Pero si bien es cierto que el fortalecimiento del rebaño de Dios depende sólo de Él, es bueno preguntarnos ¿hay algo que la iglesia deba hacer al respecto? Por supuesto habrá quien responda “trabajar”. Claro, pero ¿haciendo qué? Las Escrituras nos muestran que una de las mejores cosas que puede hacer es mantenerse fiel a la predicación del verdadero evangelio, es decir, hablar de la gracia de Dios mostrada en Jesucristo.

Cuando Pablo comenzó su segundo viaje misionero —sí, ese después del pleito con Bernabé—, Lucas nos deja ver parte del resultado de su trabajo, aun cuando recién ha comenzado. Él escribe:

“Así que las iglesias eran confirmadas en la fe, y aumentaban en número cada día.” Hechos 16.5 (RV60)

Ya sin el apoyo de Bernabé, Pablo había formado equipo junto a Silas y Timoteo. Juntos recorrían las iglesias de la región y “les entregaban las ordenanzas que habían acordado los apóstoles y los ancianos en Jerusalén, para que las guardasen”. Luego viene el “así que” con el que inicia el v. 5, lo que claramente comunica la idea de que el fortalecimiento numérico y espiritual de la iglesia estaba íntimamente relacionado con el trabajo del apóstol y sus compañeros. Específicamente con la comunicación de las ordenanzas del primer concilio. Pero ¿qué era lo que decía este documento?

El primer concilio de la iglesia había llegado a ciertas resoluciones plasmadas fielmente en este escrito que enviaron a los gentiles de Antioquía, de Siria y de Cilicia. Una carta a la que hoy tenemos acceso, y que encontramos en el capítulo 15.23–29, allí les liberaban de ciertas cargas relacionadas con los ritos judíos —especialmente la circuncisión— y les hacían algunas recomendaciones. Esto tuvo un efecto revitalizante, tanto que cuando fue recibida, los hermanos “se regocijaron por la consolación” (15.30, 31). No era para menos, habían encontrado la libertad del evangelio. Ahora esta misma libertad llegaba por manos de Pablo y de su equipo a otras iglesias.

Para comprender mejor las implicaciones de este mensaje, nos sería necesario hacer un estudio más completo de la carta dirigida a los gálatas. Allí se exhorta a los hermanos a vivir por la gracia de Dios manifestada en Jesucristo y no por las obras de la ley.  Nuestra tarea sigue siendo la misma: entregar a la iglesia del Señor el mensaje de la gracia de Dios. Hablar de lo que Dios ha hecho por nosotros a través de Jesucristo. Enseñarle a confiar en Él, a depender total y absolutamente de Él. Debemos dejar de poner cargas que ni nosotros mismos podemos llevar y guiar a la iglesia a la fuente de agua de vida, a nuestro Señor Jesucristo.

Cosecha_slider

Movilizándonos para la cosecha

En este 2016, queremos ayudar a las iglesias de nuestro campo nacional a fortalecerse para predicar el evangelio a las personas de su comunidad. Para hacerlo, hemos diseñado un proceso de 8 pasos, mediante los cuales su iglesia se irá reforzando en diferentes áreas. A este proceso lo hemos llamado “Ruta de Fortalecimiento”.

Le invitamos a sumarse a este proyecto, para que juntos, podamos cumplir la gran tarea que nos ha sido asignada:

“id, y haced discípulos a todas las naciones…” (Mateo 28.19)

Para acompañarle en el proceso de fortalecimiento de su iglesia local:

  1. Publicaremos una serie de videos mensuales, explicando cada uno de los pasos de la ruta de fortalecimiento y la manera de implementarlos en su propia iglesia.
  2. Cada mes le enviaremos por correo electrónico, los recursos necesarios para poner en práctica estos principios en su iglesia local (cuestionarios, manuales, presentaciones, audios y videos, etc.)
  3. Nos mantendremos en contacto para conocer el avance del proyecto y para estar al tanto de sus necesidades. Nos comprometemos a orar por usted y su iglesia.

Si usted desea participar, por favor ingrese a movipres.org/cosecha para conocer cada paso de la Ruta de Fortalecimiento y enviar su formulario de inscripción.

xochimilco

Invitación al Instituto Movipres 2016 en Xochimilco

Iglesia Nacional Presbiteriana “El Divino Maestro”
Pastor: Pbro. Saúl Leyva
Calle Hidalgo No. 41
A una cuadra de Comercial Mexicana
Teléfono de la iglesia: 5692 6513
Vea aquí el mapa para llegar a la iglesia.

El Instituto se impartirá cada segundo sábado de mes, de 9:00 a 14:00 hrs., y en él seguiremos una ruta de fortalecimiento para la iglesia local, siguiendo estos pasos:

  1. Comprenda a su comunidad.
  2. Comprenda a su iglesia.
  3. Establezca puentes iglesia-comunidad.
  4. Fortalezca el liderazgo y ministerios de su iglesia.
  5. Establezca nuevos contactos en la comunidad.
  6. Abra grupos de Estudio Bíblico, Comunión y Oración (ECO).
  7. Prepare a su iglesia para recibir a los nuevos creyentes.
  8. Prepare a la iglesia para alcanzar otras comunidades.
  • Se darán tareas para realizar durante el mes en proyectos específicos en las congregaciones.
  • Se  dotará  a los participantes de material en manera digital (USB) e impresa en algunos casos.
  • El costo por sesión es de $150.00 e incluye alimentación y materiales.

Si usted desea más información, por favor escríbanos a instituto@movipres.org o llámenos a los teléfonos: 5586 8111 o 5752 2200.

DivinoMaestro_Xoch

Crónica del inicio del Instituto Movipres en Xochimilco, Ciudad de México

Xochimilco, lugar de flores, donde Movipres  ha iniciado su primer Instituto de fortalecimiento de este año 2016, dirigido a líderes de iglesias y congregaciones, y hermanos en general que desean ser instruidos para el mejor desempeño de la obra en donde Dios les ha colocado.

La iglesia Nacional Presbiteriana “El Divino Maestro”  que pastorea el Presbítero Saúl Leyva Montiel. nos abrió sus puertas para que este pasado 9 de enero diera inicio nuestro instituto que, ahora ofrecemos con una nueva estructura curricular enfocada al fortalecimiento de iglesias, que derive en un crecimiento de las mismas, mediante la formación de centros de estudio y nuevas misiones.

Estuvimos presentes los miembros del comité Movipres, y el A.I. Eduardo de Rosa expuso la Palabra de Dios exhortando a los asitentes a sumarse a la obra que Dios está haciendo de instaurar su Reino en la tierra; luego el hermano Mendoza nos habló de “Una mayordomía de Vida Sana”, y en seguida el video “La cosecha” nos desafió a trabajar para cumplir la misión de la iglesia y al final se expuso “la ruta de fortalecimiento” que será el temario a seguir.

Dios nos favoreció con la presencia de hermanos representantes de 7 iglesias y/o congregaciones de la región, que manifestaron su agrado de participar en esta capacitación luego de ser desafiados mediante las exposiciones y video.  Al mismo tiempo gozamos de la convivencia y de un rico desayuno,  y concluimos esta primera sesión afirmando nuestro compromiso de participar en cada sesión, y en las tareas encomendadas.

Oramos a Dios, para  que todos podamos concluir con éxito esta capacitación; además de que esperamos que aún se puedan integrar hermanos de otras congregaciones que prometieron sumarse en nuestra siguiente reunión.

El comité directivo de Movipres  se complace en compartir esta primicia del 2016 para Gloria de Dios  y para ofrecer al pueblo presbiteriano nuestra colaboración en el fortalecimiento de la INPM mediante Institutos, Congresos-Taller o algún otro de nuestros programas.